A. MARCIAL NIÑOS

LA IMPORTANCIA DEL ARTE MARCIAL EN LOS NIÑOS

En nuestra Escuela esta disciplina no hace hincapié sólo en los aspectos marciales o técnicos, sino que busca ir más allá, desarrollando aspectos que tienen que ver con diferentes valores y normas que hacen a la formación integral de la persona, los logros y cambios de comportamientos se manifiestan en el lugar de práctica pero también se ven reflejados en los diferentes ámbitos en los que el niño se desenvuelve (hogar, escuela, club, etc.)

Se comienza desde los 6 años y esta disciplina es apta para todos los niños. Hemos tenido la posibilidad de trabajar también con comportamientos específicos de algunos niños, como por ejemplo déficit de atención, niños hiperactivos y niños con dificultades motrices. Hemos obtenido resultados muy satisfactorios, que se ven reflejados en su desempeño habitual no solo en el rango social sino también cognitivo.   

¿Qué se aprende en las clases?

Se desarrollan diferentes entrenamientos que van introduciendo al niño en los preceptos del arte marcial. Pero además nosotros no escindimos lo físico de lo psíquico, porque creemos que para el desarrollo de la personalidad es sumamente importante trabajar diferentes aspectos como pueden ser: el cuidado del cuerpo, el respeto por los compañeros, desarrollar el sentido de responsabilidad de las pertenencias, la importancia de la respiración, alimentación; todo esto es esencial para que la actividad tenga un valor que va más allá del simple hecho de la práctica.

¿Cómo se logra esto?

Se logra con nuestro compromiso con el trabajo, las ganas de los chicos y fundamentalmente con el acompañamiento de la familia.

También se ve la diferencia en lo que hace a la descarga y el control de estímulos de los cuales somos portadores y con mayor efecto en los niños.

La NO COMPETENCIA y el camino de la AUTO-SUPERACIÓN son principios fundamentales en nuestra Escuela donde se demuestra que se puede enseñar y aprender arte marcial sin golpear y el valor radica en el auto-conocimiento y la superación personal de diversos obstáculos. Para dar un ejemplo puntual y muy frecuente, muchos chicos llegan con baja autoestima y el simple hecho de lograr un ejercicio que para ellos era imposible, termina siendo sumamente significativo en su crecimiento. Consideramos que estos pequeños logros son el puntapié inicial de grandes cambios.